divider

Objeto de pensamiento

El diseñador Michael Anastassiades y la búsqueda de la atemporalidad.

Michael Anastassiades se aferra a la calidad. O como él dice de manera más directa, "Siempre he estado obsesionado con la perfección". Tanto es así que en 2007, el diseñador sintió el impulso de lanzar su propia marca, y acabar con sus preocupaciones permanentes en cuanto a los materiales, la fabricación, la comercialización, etc. Y ciertamente, su trabajo es impecable, hasta el punto en el que describirlo parece un ejercicio sin sentido, es como tratar de explicar cómo suena una suite para violonchelo en una obra de Bach o el sabor que tienen los huevos perfectamente fritos.

La limitación de las palabras es que son un sustituto ineficaz de la experiencia y la obsesión de Anastassiades con la calidad de los objetos y cómo está estrechamente relacionada con las cualidades que transmiten los objetos cuando los percibimos. Eso no es accidental, sino que es una parte fundamental de su proceso. "Como diseñador de productos, sentía que tenía la obligación de materializar mis diseños porque no quería que siguieran siendo bocetos en un bloc de dibujo", explica. "Necesitaba verlos físicamente. Necesitaba vivir con ellos. Necesitaba probarlos y ver hasta dónde me llevaban". Su estudio en Londres no solo es la sede de su negocio y su residencia, sino que también funciona como una especie de campo de prueba para su trabajo, muchos ejemplos, tanto nuevos como antiguos, pueden encontrarse prácticamente en cada espacio sobre sus cuatro pisos.

Los resultados de este proceso son objetos que Anastassiades espera "que sobrevivan en el tiempo". Parte de esto depende de las propiedades físicas de los materiales utilizados. Se pregunta, "¿Es posible que un objeto se vuelva más hermoso con el paso del tiempo?" Y responde, "En ese caso, necesita tener una vida interesante mientras se produce el cambio". Y a pesar de la pátina del tiempo, la atemporalidad exige que el objeto siempre parezca contemporáneo. Según la visión de Anastassiades, esto puede lograrse con una atención detallada a las "sutilezas de la proporción" y otorgándole a un objeto las cualidades del anonimato, es decir, algo que pueda pasar inadvertido. Por último, no existen las fórmulas, sino una búsqueda constante. 

¿Es posible que un objeto se vuelva más hermoso con el paso del tiempo?

Michael Anastassiades

Artículos relacionados

divider