divider

¿Qué beneficios le ofrece?

Sofá compacto Eames

Historia del producto

¿Por qué "compacto" para un sofá que tiene 1,8 m de ancho y lugar para tres ocupantes? El perfil depurado del sofá compacto Eames está perfectamente dimensionado para espacios demasiado pequeños para un sofá tradicional, en salas ejecutivas, salas de estar y hogares. Pero no pierde nada de la comodidad asociada con el término sofá. Impacto y espacio para sentarse en una pieza minimalista clásica de mitad de siglo que a su vez es ingeniosa y esbelta.

Comodidad en espacios reducidos

Con toda la comodidad que se espera de un sofá pesado y acogedor, el sofá compacto Eames cabe bien en el espacio donde los pesados sofás tradicionales no pueden hacerlo. En el vestíbulo de su casa, en el estudio, en la sala de manualidades o de costura, o en la oficina de su hogar. En salas ejecutivas, salas de estar y áreas de recepción. En salas de estar de departamentos pequeños, donde brinda el espacio de asiento suficiente sin arruinar la escala de la habitación.

1,80 m de ancho, 77 cm de profundidad y 89 cm de altura. El sofá compacto, que posee dos rellenos de espuma de 6,35 cm de espesor en el respaldo angulado con una cómoda altura y un almohadón de asiento de gomaespuma de 6,35 cm de espesor, proporciona un soporte firme y flexible desde los hombros hasta las rodillas, y se extiende a solo 76 cm desde la pared.

Eames Sofa Compact

Fuerte y duradero

Los dos rellenos de espuma que constituyen el respaldo del sofá forman un ribete reforzado. Los almohadones del asiento de espuma de uretano tienen el apoyo de un entramado de goma de tela reforzada en un armazón de acero y resortes de alambre. La estructura de acero es negra esmalte, y las patas de acero tubular están cromadas. Los rieles de acero inoxidable tienen bases de goma.

Historia del diseño

El sofá compacto Eames comenzó como un sofá empotrado en el hogar de Pacific Palisades que Charles y Ray Eames diseñaron para su uso personal en la década de 1940. Les gustó tanto que desarrollaron una versión libre, primero en alambre, y luego el modelo actual, cuya producción continúa desde 1954.

El diseño, que no se parece en nada al tradicional sofá grande de plush, es escueto y a menor escala. Y si bien es perfecto para habitaciones y espacios pequeños, en los que un sofá tradicional se vería pesado e impropio, también convive maravillosamente en habitaciones más grandes en las que se desea una apariencia espaciosa y moderna.

divider